Insuficiente producción de lechePara producir suficiente leche para continuar amamantando a su bebé, necesita estimular su lactancia poniendo a su bebé en el pecho. En principio, recomendamos que se mantengan 3 alimentaciones por 24 horas: por la mañana, por la tarde y por la noche. Uno por la noche y otro por la noche o durante el día. Si su bebé duerme toda la noche y usted no puede darle de comer durante el día -por ejemplo, porque usted está trabajando-, recuerde extraerle la leche a la hora habitual de comer o cerca de ella. Puedes guardar la leche en la nevera o en el congelador, para tener una pequeña reserva de leche materna que ofrecer para la alimentación con biberón durante tu ausencia. Para volver a producir leche, aprovecha los fines de semana para amamantar a tu bebé siempre que esté acostumbrado a tomar leche: durante estos dos días, elimina los biberones. Esta intensa estimulación potencia la lactancia con regularidad y le permitirá seguir amamantando durante todo el tiempo que desee. Si sus pechos están doloridos o hinchados, no dude en vaciarlos un poco bajo el agua caliente de la ducha, apretándolos o empapando su pezón en un vaso de agua caliente pero no ardiente, por supuesto. Si se encuentra en medio del flujo de leche, y se planeó un biberón y no una alimentación, tendrá que extraer un poco de leche – no demasiado a riesgo de mantener el mismo nivel de lactancia – para aliviar la tensión y evitar cualquier sensación desagradable o incluso dolorosa. Por último, para evitar las pérdidas de leche, especialmente en los primeros días, asegúrese de tener discos de lactancia, ya sea de tela (lavables) o desechables.