Cuanto más largas y pesadas sean las piezas a cortar, más estable debe ser la sierra sobre un soporte. Algunos modelos se suministran con un marco base, otros sin él. En el primer caso, no cortará en la parte del “Meccano®” al desempacar la máquina. En el segundo caso, tendrá que atornillar la máquina en un bastidor pesado y preferiblemente móvil. Los ajustes de puesta en marcha son pocos. Son más bien una cuestión de mantenimiento regular y se repetirán siempre que sea necesario. El tope final debe detener el movimiento de la sierra ligeramente más allá de la superficie de referencia del torno. En algunas sierras, se asocia con una parada automática del motor. La hoja debe estar correctamente tensada: no debe doblarse más de 3 mm cuando se presiona hasta la mitad. Los rodillos guía (o cojinetes) deben tocar la cuchilla, mientras permanecen libres para girar. Para obtener este resultado, un truco es ponerlos en contacto insertando una hoja de papel muy fina (billete…) y retirarla después de bloquearla. Entonces asegúrate de que el plano de desplazamiento de la cinta es perfectamente vertical, de lo contrario la hoja se desviará. Si es necesario, ajuste la alineación de las guías.