La elección inicial es importante. De hecho, los sistemas multihabitación, para ser escalables, siguen siendo sistemas cerrados. Con esto quieres decir que un sistema iniciado con una marca sólo puede evolucionar añadiendo elementos de la misma marca. El primer criterio a tener en cuenta es la simplicidad de la aplicación. Un sistema multi-habitación debe ser fácil de instalar. Este es uno de los puntos fuertes de la marca Sonos, y en un grado ligeramente menor, del sistema ofrecido por Samsung. Otro argumento es la aplicación dedicada, que es el centro neurálgico de un sistema de múltiples habitaciones. Igualmente importante es la calidad del sonido. Una vez más, Sonos ya ha demostrado su valía, al igual que su compatriota Bose con su sistema SoundTouch. La prueba del sistema Samsung ha mostrado buenas capacidades en esta área. También se espera que el sistema Omni de Harman Kardon, un renombrado especialista en alta fidelidad y buen sonido, cumpla con las altas expectativas. Por su parte, Pure ofrece una gama completa y versátil de Jongo con su compatibilidad Wifi + Bluetooth y personalizable con sus rejillas intercambiables. Y no olvidemos a Marshall o JBL, que ofrecen una gama de altavoces multihabitación que son a la vez clásicos y originales.